otoño fall ginkgo biloba
El otoño y la luz, a mí también me afectan.

Sí… el otoño me afecta. Y no solo la subida del costo de la electricidad, que también, y se hacen cábalas ¿enciendo ya la calefacción?, ¿dejo esa luz encendida por la noche? He cambiado todas las bombillas y chismes a bajo consumo, me he apuntado a un master para entender la factura de la luz y del gas ¡es broma! no la entiendo del todo…

Lo que no es broma es que la falta de luz me afecta muchísimo. Me pone triste, me cuesta más hacer las cosas… y encima… ¡van a cambiar ¡¡otra vez!! al horario de invierno y será de noche muy pronto.

Esto es un lío para el cuerpo. Seguramente sabes que es importante que nos dé la luz del sol porque activa el metabolismo de la vitamina D y es buena para los huesos y para la piel y también para los riñones y el estado de ánimo. ¡Sí, para el estado de ánimo!

El cerebro percibe la intensidad de la luz exterior, pues entra por los ojos y “calcula y adapta” nuestro ciclo biológico. Esto es lo que se llama adaptar el ritmo circadiano.

¿Qué significa circadiano/a?

Yo te lo cuento. “Circadiano” hace referencia a los ciclos de 24 horas, es decir a un día y su noche, y a las cosas que ocurren en una misma hora dentro de un tiempo de 24 horas: se dice que tiene un ritmo circadiano, como la liberación de cortisol. Hay muchas sustancias y funciones que dependen de la cantidad de horas de luz y de la intensidad de dicha luz, de la cantidad de horas que dura el día y que dura la noche.

Y ahora va bajando en otoño… a la misma hora la luz es menos intensa (aunque no esté nublado) por la inclinación del eje de la Tierra y encima… pues eso, hay menos horas de luz.

Por ello, quizá, te pasa que puedes tener o sentir:

  • falta de energía,
  • dificultad para pensar o concentrarse, estás más irritable,
  • más ganas de dormir, y además,
  • problemas para dormir o te despiertas demasiado temprano, como si te hubieras desajustado (es eso realmente),
  • menos ganas de hacer nada incluso aunque te guste lo que haces y quizá te meterías en una cueva a hibernar… sobre todo si encima eres una persona friolera,
  • cambios en el apetito, no sabes qué comer,
  • el ciclo menstrual se desajusta,
  • sensación de tristeza (mejor no ver las noticias, de verdad, en unos días, si pasa algo muy muy grave, te vas a enterar).
  • sentimientos de culpa porque ¿cómo puedo estar así con todo lo que tengo que hacer y encima de la que venimos (pandemia)?
Hibernar, lo que es hibernar, no lo conseguimos 😉

Pues nada… como no creo que puedas hibernar, igual que me pasa a mí, la cuestión es comprender qué nos pasa y ayudarnos.

Somos animales y nos adaptamos a la luz y a las estaciones. Este año quizá es un poco distinto porque estamos o deseosos de salir o aún un poco asustados.

Viviendo en ciudades o grandes poblaciones, la iluminación exterior, las pantallas de los ordenadores, computadoras, dispositivos, los anuncios en la autopista… despistar a nuestro sistema nervioso y hormonal. Un lío de órdago… Por eso existe lo que se llama intoxicación lumínica… ¿Sabes esa farola que da en tu ventana en la habitación y no hay forma de dormir?Solución: Persiana y cortinas de oscurecimiento.

Aun así, no escapamos a que en el cerebro el nivel de serotonina, esa sustancia del sistema nervioso que transporta mensajes que suelen terminar en “qué bien me siento, qué feliz estoy”, se sintetiza menos.

– ¡Será posible! Así estoy yo más desanimado en otoño y en invierno.

– Pues sí, además notamos el cambio. Es casi como volver de vacaciones cuando te lo has pasado súper bien y empieza la rutina… que no tenemos muchas ganas.

Otro cambio importante es el que ocurre con la melatonina. La melatonina nos ayuda a ajustar el reloj diario y empezar a tener sueño y a estar despiertos y activos a las horas del día a las que corresponde. Y claro… no todos somos iguales, unos estamos más activos a primera hora de la mañana y otros, no. La melatonina también está relacionada con el Sistema de Control Central.

Y todo esto además incluye en los niveles de hormonas sexuales y resulta que no estás con mucho ánimo tampoco en ese sentido.

Esto es cuestión de unos días. Yo intento tomármelo con sentido del humor… y de admiración: me fascina que pasen estas cosas. ¿Cómo puede ser que a una hija de asfalto como yo, venida a la montaña, me haya pasado siempre esto de esta tristeza rara?

Adaptógenos para… adaptarnos mejor. 

Así que hago por “adaptarme”: duermo más, no digo ¡qué triste es la vida!, no me dejo llevar por mi bioquímica. Le digo a mi cerebro: venga que podemos con esto… e imagino a las neuronas haciendo nuevas conexiones zas zas y me pongo contenta.

Doy cuatro carreras, bailo, me muevo y canto aunque me salga mal, escribo y miro por la ventana las hojas que se van poniendo rojas y naranjas… tan bonito… He aprendido con los años a valorar el color del cielo en otoño. Me pongo ropa colorida que me guste… me gusta siempre, todo hay que decirlo… y como la fruta del otoño tan rica y bonita.

Y claro… tengo mis otros trucos para ayudar al SCC:

¿Sabes que las plantas y sustancias adaptógenas nos ayudan a estos menesteres’.

Yo tomo Transferine, cada día mínimo 3 cápsulas al día, cumplo con el ejemplo… ¡estaría bueno que no lo hiciera! y gracias a ello sigo con el ritmo que llevo y me adapto mejor y más rápido a esta bendita Tierra nuestra.

Transferine contiene adaptógenos como ciertos hongos nutricionales entre ellos reishi, hericium, poria, shiitake, la rhodiola, el astrágalo, la vitamina D, la salvia… y tienen unas acciones que me fascinan.

Se habla mucho de la melatonina pero la melatonina no sólo regula el sueño. ¡fíjate! también nos ayuda a estar lúcidos, creativos, crea nuestros ciclos de actividad mental. También está en Transferine. Green con C Advanced es un equipo perfecto, de hecho los tienes en la tienda. Tiene un descuento especial si adquieres el pack ¡Anímate!

Te invito a aprender más sobre lo que son los adaptógenos en el blog, en el canal de YouTube.

Trastorno Afectivo Estacional

A algunas personas el cambio de estación sobre todo al otoño les supone un reto demasiado grande. Puede ocurrir también en primavera, en que el cuerpo empieza a tener más actividad y parece que no tenemos energía para responder.

Las personas que padecen depresión, ansiedad, estrés crónico son más proclives a padecer el llamado Trastorno Afectivo Estacional (TAE). No es exactamente lo que llamamos “astenia”primaveral, u otoñal. En estos casos de TAE, se agudiza sobremanera la falta de deseo o ganas de hacer cosas, las personas se pueden aislar, no tienen contacto y no salen, dejan o abandonan sus actividades, se sienten muy muy tristes y pierden el interés, se descuidan, todo ello con más intensidad y duración de lo que podría considerarse normal.

Todos los puntos que hemos señalado en el apartado anterior, más agudizados y de forma regular, es decir, les pasa siempre y se unen quizá a esa depresión y/o ansiedad o afección mental-emocional que ya padezcan y es muy difícil salir adelante.

Si sientes que no puedes tú solo/a, si se te pasan por la cabeza ideas feas, extrañas, como que no vales, que las cosas no tienen sentido y no te haces con ello, si piensas o has tenido intentos de suicidio: no pases esto solo/a

Hay personas para ayudarte. No tiene que dar ninguna vergüenza, de verdad que no. Poder contar en un entorno seguro, incluso desde tu casa, donde te sientes seguro o segura, qué te ocurre, cómo te sientes y poder plantear las ayudas necesarias es una preciosa tabla de salvación.

No estás solo, no estás sola.

Si quieres puedes escribirnos desde contacto. Incluso si nosotros no pudiéramos ayudarte tal como necesitas en todo, te contactaríamos con profesionales con los que trabajamos juntos.

Anímate, únete a nuestras redes sociales, suscríbete a La Vida Biloba y/o al canal de YouTube y participa. Echa un vistazo a todas las actividades que realizamos para aprender a cuidarnos, ser más felices, mejores personas y vivir en positivo.

Comparte este post si crees que a alguien le puede ayudar.

Recuerda que en La Vida Biloba tienes la oportunidad de encontrar contenido extra y tus consultas respondidas de modo gratuito. Esta entrada está ampliada si prefieres escuchas o ver, tanto en podcast como en vídeo. Aquí 👈🏼 hay varias opciones a elegir.

Estoy encantada de leer tus comentarios, si te gusta lo que lees, escuchas, ves en BILOBA, únete a nuestra lista de envío desde contacto.

¡¡Vamos a por el otoño!!

Un fuerte abrazo,

Dra. Nuria Lorite-Ayán

Leave a Comment