vista tabaja

El mecanismo de la visión es muy complejo. En los ojos humanos la agudeza visual depende de una zona muy pequeña en el centro de la retina denominada mácula. La mácula ocupa una región minúscula, de menos de 1mm2, que está diseñada para ver de forma detallada y muy precisa. La zona central de la mácula, con tan sólo 0,4 mm de diámetro, se denomina fóvea.

En esta región macular los vasos sanguíneos y las células que forman el tejido retiniano están muy separadas para permitir el paso de la luz directamente a los conos, de esta forma la percepción visual es extraordinaria. Pero esta zona también es extraordinariamente sensible a la degeneración y a la oxidación.

La reflexión de la luz es un fenómeno que puede aumentar la cantidad de luz que nos llega a los ojos, o que incluso nos llegue, aunque no sea directamente, por lo que los ojos reciben más luz de que la parece: luz directa e indirecta a la vez. Por ejemplo, la nieve puede reflejar un 70-90% de los rayos solares, esta proporción es similar para superficies blancas o brillantes. La arena blanca puede reflejar un 25% aproximadamente de la radiación.

El agua también refleja en una cantidad apreciable. Imagínate sentado en una superficie blanca, al lado de una piscina, o en una playa de arena blanca… (en otro artículo hablaremos de la piel y del sol):

Con un aporte nutricional insuficiente de sustancias antioxidantes y de pigmentos, estamos poniendo en peligro nuestros ojos y la visión, ya que necesariamente el aporte debe ser dietético.

La asociación de productos nutricionales específicos de alta calidad que contengan, entre otrosluteína, zeaxantina, frutos rojos, semilla de uva, vitamina C y E, ofrecen importantes beneficios para la salud de los ojos.

No te la juegues, ten vista ;), y ¡elige bien!.

Leave a Comment