Comentario acerca de mi artículo «Reflexión biológica sobre el SFC y la mujer», gracias

BilobaUncategorizedLeave a Comment

Cuando se pone una a estudiar y buscar razones al sufrimiento, se encuentra con tan diversos puntos de vista y explicaciones casi como personas que sufren.

Conectar las explicaciones bioquímicas con las energéticas es una ardua tarea, pues en ocasiones se encuentra la explicación energética (algo se mueve, se transforma, se somatiza acá o allá) pero no se conoce sobre qué soporte (material), si es que existe, se mueve el cambio en sí mismo, o el agente productor del cambio.Así al menos nos queda la simple y sencilla cuestión de que la luz es dual, a la vez onda (o sea frecuencia y energía pura), a la vez corpúsculo, o sea, materia (medible, palpable, por así decirlo), y con ello, podemos dar el salto y plantearnos que en nuestro cuerpo ocurre exactamente igual: a veces en el universo cuerpo/mente que somos se producen fenómenos de tipo «onda» y a veces, son de tipo «corpúsculo», y nos encontramos con patrones de manifestación tan sorprendentes como

la luz tiene naturaleza dual:

la luz tiene naturaleza dual:

aparentemente inexplicables.

La puerta de la duda se abre y nos deja tan desprotegidos… pero creo que reconocer ese vértigo de la des-protección, del no-saber, pero sí del reconocer… es lo que nos engrandece y nos permite tener una hipótesis de trabajo e iniciar una búsqueda.

Sé que no sé.

Artículo «Reflexión biológica sobre SFC y la mujer» Aquí está el artículo mencionado y aquí copio lo que mandó Pilar hace un tiempo. Muchas gracias, de corazón, cuando alguien responde sabemos que no estamos solos.

«No tenemos tiempo suficiente para vivir todo: no podemos trabajar fuera de casa, y cuidar y disfrutar de nosotras mismas (realidad muy poco presente en nuestras vidas),   de nuestra familia, de la relación con nuestra pareja, de nuestros hijos, amigos, y desear, aún, crecer en todos los sentidos, incluso aunque eso suponga “romper” ciertas relaciones perjudiciales, digamos, poco convenientes.
Y siempre intentando demostrar que “podemos hacerlo” mejor que mejor.
Hacer todo lo que tenemos que hacer y hacerlo como nos gusta, con el nivel de exigencia impuesto, aunque en una gran mayoría el nivel es  de auto-exigencia,  supone un gran costo energético, realmente requiere una enorme cantidad de energía emocional y física.
Porque merecemos encontrar esa armonía y ese equilibrio en nuestras vidas ¿Qué tal si, hacemos balance y valoramos. ¿Qué quiero, qué siento, con qué no estoy contenta en mi vida, qué me agota, qué me exige, quién me exige? Para luego, poner remedio y hacer los cambios oportunos. Sentirnos personas, mujeres, importantes y valiosas, felices, grandes
Y si esto puede ver válido para la mujer, ¿Por qué no puede ser válido para el hombre? ¿POR QUÉ NO, ROMPER LAS CLASIFICACIONES (sexo, edades, etnias

, religiones, ideas…) Y TRABAJAR POR EL BIEN DE LA PERSONA?

Gracias Nuria Lorite por tu trabajo y tu compartir.
Pilar
«La locura es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes»
                                                                                     Albert Einstein.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.