reloj naranja cambio de hora verano
Cambio de hora. 7 consejos y 2 extras

¡El dichoso cambio de hora! (otra vez…)

Cada vez me gusta menos el cambio de hora, y cada vez que cambian la hora digo lo mismo. Estoy harta, la verdad.

Hace ya muchísimos años que se viene planteando que no hay necesidad de hacerlo. No ha funcionado como se esperaba. Parece que ya hay fechas propuestas en algunos países. 2023, 2027… fue 2021 en algunos países pero con la pandemia ya teníamos bastante lío.

Sólo durante unos poquitos años en la vida te da igual una hora más que una menos porque estás acostumbrado a trasnochar, madrugar, cambiar, salir por ahí, estudiar o trabajar a diferentes horas… pero son pocos años en torno a los 20. Luego… se nota. Ya lo creo que se nota. Yo como digo, estoy harta, y estoy deseando que lo dejen ya quietecito en una hora. Los niños pequeños y las personas de edad más avanzada lo notan más, por eso, hemos de tener paciencia mientras los cuerpecillos se van a adaptando. Pero tú, que estás leyendo… seguro que también lo notas. En algunos lugares dicen esta frase para indicar que están raros: “Tengo el cuerpo cortado”. ¿Se dice de alguna forma especial donde tú vives? 

¿Y por qué notamos el cambio de hora?

​Nuestro cuerpo funciona en gran medida asociado a los ciclos de luz, igual que la naturaleza. “Somos plantas de la Tierra” (me decía mi bisabuela) “y notamos todos los cambios”.

Muchísimas de las funciones están reguladas por el sistema nervioso y el sistema hormonal (endocrino)​ dependen de la luz del Sol, en realidad de si es de día, de noche, de cuándo amanece y anochece, a las estaciones del año. El cerebro lo detecta, detecta temperatura y luz, a través de la luminosidad que entra por nuestros ojos. Los relojes biológicos se desajustan. Cada uno además, tenemos una cronobiología que puede variar de unas personas a otras.

Cansancio, desánimo, mala digestión, falta de concentración, nerviosismo, problemas para dormir, molestias menstruales si coincide tu regla con estos días… son algunos de los síntomas que tenemos hasta que nos acostumbramos (se acostumbra nuestro cuerpo) al nuevo horario. 

Por eso, no tienes hambre… bueno la tienes pero a “tu hora”, no a la hora del reloj, y si tienes que comer “a la hora del reloj” tu estómago y todas las enzimas y jugos gástricos no están listos… porque no esperan alimento a esa hora, con lo cual… puede sentar mal la comida.​

Hay dos picos de cortisol interesantes uno a la mañana y otro a la noche y son los que nos activan para el día y nos protegen, con su acción iniciadora de otras funciones, entre ellas, algunas del sistema inmunológico y circulatorio. Aquí tienes más info.​​​​​​​​​​​​​

Lo que sentimos es lo mismo que cuando vamos de viaje en avión a un lugar con diferente horario, se llama jet lag o desfase horario. En poco tiempo llegamos a un lugar donde la luz y la hora es diferente.

7 consejos para adaptarse mejor al cambio de hora (y 2 extras)

Lo suyo sería prepararse antes pero nada, a eso no da tiempo. No es lo mismo que cuando estás de vacaciones y tienes que empezar a trabajar que puedes prepararte unos días antes.

​Como hay que hacer las cosas con el horario de reloj estas son algunas recomendaciones:

  • Come suave, así ayudas a tu sistema digestivo. Aunque no tengas hambre, come un poquito.
  • No te saltes comidas.
  • Vete a dormir a la hora de reloj aunque te aburras en la cama. Por la mañana lo vas a agradecer porque nos han quitado una hora.
  • No hagas estos días tanto caso a si estás triste sin razón, la razón es el cambio.
  • Si tomas alguna medicación para salud mental, respétala: es posible que te notes diferente, más nerviosismo, ansiedad o tristeza.
  • ​Intenta tener actividad física​ más suave (si la haces intensa) porque a tu hora de siempre… tu cuerpo no está preparado. Todo va unido: digestión, energía, circulación, adrenalina, cortisol, ritmo cardiaco, recuperación…
  • Cuida tu sistema inmune, en estos días estamos más susceptibles a infecciones, alergias y esas cosillas.​ Tus afecciones preexistentes se pueden agravar.

Generalmente, en una semana, como mucho, todo volverá a la normalidad.​

Pero… ¡¿Qué necesidad?! Para muchas personas el cambio de hora es un paso atrás en su recuperación.

A ver si ya se animan y deciden y nos dejan quietos en una hora.

​​ ¿Qué horario prefieres tú, el de invierno o el de verano? y ¿por qué?​ ¿Me lo quieres contar? Puedes usar los comentarios.​​​​​​​​​

2 CONSEJOS EXTRAS

Transferine ayuda a equilibrar y optimizar el conjunto del SISTEMA DE CONTROL CENTRAL (inmune, nervioso, endocrino u hormonal). Como cuidado diario te ayuda también a adaptarte mejor a los cambios, no solo a los cambios de hora, sino a las vicisitudes de la vida y del medioambiente. Más usos aquí.

Papayax, te ayuda a una mejor digestión, funciona en el momento que lo tomas añadiendo enzimas digestivas: toma  1 cápsula con la comida central del día y otra más si te hace falta con desayuno o cena. Más usos aquí.​​​​​​​

¿Tienes alguna duda? Escríbenos

?Te ha servido, ayudado, gustado, entretenido este post? Pues comparte… y ayúdanos a llegar a más personas en el mundo.

Cuídate mucho. Con cariño.

Leave a Comment